Susana Álvarez Psicología

Apoyo en la enfermedad
y malestar físico
inicio | consulta | apoyo en la enfermedad

¿Ante qué situaciones relacionadas con tu salud

puedo ayudarte?

Malestar físico, somatizaciones

El cuerpo al que a menudo damos la espalda es muchas veces el indicador de la relación que estableces contigo misma/o.

Vidas apresuradas, horas interminables de trabajo, poco descanso, enfados no expresados, tristeza no llorada… Todo ello genera una tensión física acumulada que puede dar lugar a somatizaciones y enfermedades vinculadas al estrés emocional. Pero también pueden ser la puerta de entrada de un cambio, una oportunidad para aprender a relacionarte contigo de forma distinta: atender las señales, parar y ver qué necesitas..

Dolor
crónico

Son muchas las personas que sufren dolor crónico, ya sea por lumbalgia, fibromialgia, artrosis, cefaleas….

Si eres una de estas personas, puede que estés sufriendo. Si es así, no estás sola/o, hay muchas personas como tú pasando por esto.

Es normal que sea muy difícil de sostener, no sólo por el malestar físico asociado, sino porque esté repercutiendo en la mayor parte de áreas de tu vida y sientas una gran incomprensión por parte del entorno e incluso de los especialistas.

Apoyo en la
enfermedad

La llegada de la enfermedad (autoinmune, cáncer, del sistema nervioso….)y la convivencia con ella día tras día, puede ser uno de los acontecimientos más estresantes y difíciles a los que un ser humano y su entorno pueden hacer frente. Más allá de lo físico, puede ser muy agotador y difícil de sobrellevar.

Recibir acompañamiento y ayuda profesional es muy beneficioso para poder sostener el dolor con más recursos, bajar la resistencia psicológica y poder llegar a la aceptación y así sentirte mejor contigo y con tus circunstancias.

En la intervención, tras un análisis detallado de cada caso y un plan de tratamiento adaptado a cada persona y situación, se trabaja fundamentalmente en dos líneas generales:
¿Qué podrás conseguir?
Las pautas a familiares
también suelen ser muy importantes

El entorno con las mejores intenciones, a veces no sabe cómo apoyar. A menudo, su propio dolor ante la situación le hace tener aproximaciones hacia la persona que padece la enfermedad que no siempre ayudan.

Tender puentes en ese sentido, clarificar las cosas y ayudar a los que ayudan a que su soporte sea un facilitador, es importante.

También es fundamental que puedan cuidarse, cuidando.

¿Y si hay que afrontar el final?
Puede darse la circunstancia de que la enfermedad evolucione y haya que afrontar el propio final o el de un ser querido. Es deseable abordar esa situación con la mayor serenidad posible, con un afrontamiento activo, tomando tus propias decisiones, pudiendo sostener y transitar las emociones difíciles, estando con los tuyos y recibiendo el apoyo, la seguridad y la calma que necesitas.  De cara a los familiares, tener ayuda a lo largo de todo el proceso para poder ir integrando la experiencia y poder hacer un buen acompañamiento, es algo que puede ser muy reconfortante. Así como apoyo u orientación en las fases posteriores. La orientación para saber enfocarlo con los niños es clave también, para que ellos puedan ir integrando la situación de una manera sana.

En este proceso puedes encontrar un espacio seguro que te brinde
la confianza de conectar con lo que estás viviendo y sintiendo;
y darte y pedir lo que necesitas.

Si crees que es ésto lo que buscas,
puedes concertar una cita desde aquí.